Tradición familiar

Alrededor de 1924 los “Nonnos” De Gasperín Don Virgilio y Doña Teresa llegaron a San Felipe provenientes de las colonias italianas creadas por los inmigrantes en Veracruz. En el Rancho comenzaron a trabajar la tierra cultivando principalmente plátano y café para consumo propio, mientras que los excedentes la Nonna Silveria y Don Ernesto los cambiaban en una tienda en el centro de Córdoba por otros productos.
En la década de los 80’s, Adrián, uno de los hijos más  jóvenes de Doña Silve, comenzó a industrializar el proceso comprando su primera secadora para posteriormente construir un beneficio de café a como se iba necesitando. Córdoba tenía bastos cafetales y a través de los años Don Adrián construyó una red de pequeños campesinos quienes le vendían su cosecha, la cual luego se comercializaba como pergamino. 
Ahora nosotros, sus hijos: Melisa, Jimena, Adriana y Virgilio, nos encargamos del beneficio de café especializándonos en un café de alta calidad, en la sustentabilidad de nuestra finca y en compartir las experiencias que todo esto conlleva. Además junto con Benjamin Distl hemos logrado llevar el café San Felipe a países como Suiza, Alemania, Irlanda y República Checa.
En la cadena del café continuamos trabajando de la mano con pequeños productores con quienes estamos muy agradecidos de su confianza de tantos años, así mismo con nuestro equipo que diariamente se esfuerza por ofrecer el mejor café de Veracruz. Gracias Dany, Cesáreo, Don Rufino, Celso, Gabriel, Toñita, Romero y Maria Eugenia. 

Reserva una vista